3/1/08

Suicidio nº9

¿Y Qué piensas hacer Ahora?

Estoy cansada... cansada, cansada, cansada.

Estoy cansada del mundo y de la gente uqe le rodea, estoy cansada delos llantos y las lágrimas, pero también de las sonrisas y las carcajadas sin sentido. Desenaod dejarme caer y no volverme a levanatr nunca. No estoy deprimida, ni angustiada, sólo cansada.

¿Nunca os habéis sentido cansados? Es ese sentimiento de lanzarlo todo por la borda, meterte debajo de las sábanas y no volverte a levantar jamás, deseando que todos se olviden de tu existencia y que todos tus problemas, convirtiendose en motas de polvo, desaparezcan por la ventana junto al viento. Aunque, que exagerados somos... no tenemos ningun problema grave... a no ser que estemos pensando en suicidarnos (Que no es mi caso, respirad todos tranquilos) Después de todo, lo único que no tiene solución en esta vida es la muerte. Con lo demás siempre podremos rectificar y avanzar... pero eso no son problemas, si no errores nuestros. Yo soy una partidaria de ocmeter todos los errores que nos ean posibles en nuestra vida, siempre estaremos a tiempo de rectificar, y dicen que de los errores se aprende... así que cometerlos no puede ser tan malo. Pero volvamos a los problemas... ¿Pasamos hambre? ¿Hemos perdido a todos nuestros familiares y nos encontramos sin sitio donde vivir ni de que comer...? Espero que no.

Pero siempre estan esos pequeños problemas, donde nos sentimos solos en el mundo y nuestra alma se encuentra hambrienta, deseando que le demos de comer el cariño que le damos a los demas, deseanod que absorbamos toda la dulzura que nos dediquen...

Siempre la deamos con las ganas.

Pobre alma, como la engañamos.

Yo si fuese un alma, estaría arta de que me usen siempre en vano, de que no me tengan en cuenta, de que al fin y al cabo haya gente que piense que no existo y que no sirvo para nada más que para darle razones a la iglesia para portarme bien y sacarme el dinero... No, pero yo tendría gaans de gritar al mundo entero que el alma es algo más que una moneda de cambio en muchas de las religiones mayoritarias. Es nuestro "amor" nuestra "amistad" nuestros valores que nos hacen ser tan humanos. No podremos tocar al alma, peor cuando damos un beos a alguien a quien realmente amamos, cuando entrelazamos nuestras manos con quién no desearíamos separarnos nunca, cuando acariciamos la mejilla de aquellas personas que siempre tendrán un lugar especial en nuestro corazón... ahí esta nuestra alma, ahí mismo, donde habitan todos nuestros deseos, todas nuestras ilusiones y nuestros pensamientos más personales... Ahí mismo.

Por eso, estoy tan cansada, por que me siento como un alma a la cual no dan de comer. ¿Por qué no dedicamos más tiempo a dar de comer a nuestra alma? Ella seguro que nos la agradecerá... y yo me sentiré menos cansada.



Rayada de las 2.03 de la mañana.








Del puño y letra de Phoebe
By Sylvia

3 comentarios:

estoicolgado dijo...

3:03 de la mañana...

pues descansa... descansa. descansa!

sé que tu alma no pide un comentario... por eso quizá una pequeña caricia imaginaria no sea capaz de aliviar esa visión cansada de los pequeños problemillas...

estoicolgado dijo...

la cual quizá hoy no, pero muchas veces he tenido

estoicolgado dijo...

2:17 de la mañana... (del dia siguiente)

he releido el post, sigues teniendo razón!!! xD