13/9/09

Suicidio nº 48

El amor es algo muy relativo.

Es como un granito de arena en mitad de una playa. A veces lo mueve la marea, a veces alguien lo pisotea sin miramientos, y en ocasiones, alguien lo coge con cariño y paciencia, y le hace formar parte de una estructura más grande. A estas alturas de la vida, me he dado cuenta que casi da lo mismo hablar de la vida que de un castillo de arena. Ambos se desmoronan con asombrosa facilidad.

Tu vida nunca es perfecta. Siempre nos falta ese puntito, donde nuestra cabeza vuela pensando "¡Ojalá...!", siempre deseamos más, y más, aunque bueno, eso es la avaricia natural del ser humano, el culo veo culo quiero de toda nuestra especie. La evolució0n, evidentemente, no ha servido para nada, si no todos habríamos aprendido a contentarnos con las pequeñas cosas de la vida, a apreciar los detalles casi imperceptibles que nos hacen sonreir, que nos roban un suspiro, que hacen que se nos ponga la piel de gallina.

A veces me gustaria apreciar esas cosas, y dejar de lado "Aquello que yo creo que es importante". Nunca, evidentemente, voy a tener el mismo punto de vista que otra persona, no hay dos iguales en este mundo, seguro que en algo difieren nuestras ideas. En lugar de aceptar todo tal y como es, y dar gracias al cielo por haberlo cruzado en nuestro camino, solo sabemos ver quejas, quejas, ¡QUEJAS! Somos verdaderamente molestos. Ahí empiezan als caras largas, las conversaciones incómodas, los silencios y las miradas de querer demostrarle tu molestia. Evidentemente, tu no puedes hacerle ver a la gente que es lo que quiere. Eso se lo pondría muy fácilo a la raza humana para evolucionar, y nosotros preferimos el camino difícil, ponerle trabas a todo el que se encuentre a nuestro alrededor. SI aguanta todo eso, todas nuestras tonterias y pruebas absurdas, verdaderamente, merece la pena que le mantengamos a nuestro lado.

No todo va a ser perfecto, no. No existen los cuentos de hadas, no. No hay príncipes azules, no. Sólo hay amor. Y el amor es confiar, es saber que puedes contar con otra persona siempre que lo necesites, siempre que tu corazón se encuentre orpimido, y tus lágrimas afloren sin sentido por tu vida, ahí habrá una persona que el amor habrá puesto a tu lado No será como tu desees, nadie quiere a los robots informatizados que a cada instante saben como actuar de manera perfecta. Que aburrido. A veces tenemos derecho a tener alguien a nuestro lado con quién discutir, a mi personalmente me encanta, es algo que le da alegría a la vida. Pero, a pesar de todo eso, te levantará cuando lo necesites, a lo mejor de forma torpe, sin saber muy bien como actuar, pero haciendo que esa sonrisa traviesa se te escape, justo en el instante que más lo necesitas.

El amor también es tener paciencia, dar sin esperar paciente tu recompensa, sin recibir el mismo amor que tu das por obligación, el amor es tener la certeza de que todo eso que das, ya lo ves correspondido con la simple presencia de esa persona, una pequeña conversación tranquila, una caricia, una mirada cómplice... en realidad, casi que no cambiaría nada de este mundo por tener esas cosas. La suerte, es que las tengo. Ojalá no las pierda nunca. (Oh, vaya, ya empecé con los ojalas... ¿Veis? ¡Nunca tenemos suficiente!)

Te Quiero.

1 comentario:

Lisse dijo...

Si es que somos egoístas. Pero tenemos la suerte de poder disfrutar a veces de algo tan grande y tan difícil de explicar o analizar como el amor *_____*

Es cierto que a veces todo se desmorona demasiado rápido...


¡Un beso!