18/11/07

Suicidio nº1



"Dicen que cuando una persona decide suicidarse tirándose desde un puente o desde un edificio, cuando se encuentra a unos 3/4 de caida, se da cuenta de que todos los problemas que le atormentabas tenían solución.. todos, excepto el de haberse tirado al vacío"


Creando un nuevo blog en el que en primer lugar me gustaría presentar como "El Blog"... después de un intento fallido, este va a ser El Blog el cual por fin actualice más de seguido y con cosas más interesantes.

En primer lugar, estrenandolo presentándome como: yo, la creadora, la que va a dar vida a esto y tratar de comprender un poco el porqué del suicidio de la vida continuo, ese al que todos estamos expuestos sin ningún tipo de posibilidad de escapar, ojalá todos encontrasemos sentido a la vida...

Aqui un texto para pensar y recapacitar un poco sobre la vida:


La luz era clara y limpia, no había suelo, ni cielo, ni nubes ni nada... solo estábamos yo y el vacío absoluto, la soledad infinita. Me arrodillé con miedo e impotencia, ¿Donde estaba? ¿Por qué no había nadie a mi lado? No sabría decir si pasaron días, horas, años... o si tan solo fueron un par de segundos, pero aquel tiempo sola me hizo llorar, me tapé la cara con las manos, y lloré...
Hasta que noté tu mano sobre mi mejilla, acariciándome, sosteniendo mi barbilla con la otra mano, pude apartar mi vista del suelo y dirigirla hacia arriba...
¿Tenía los ojos tan empañados en lágrimas que no enfocaba bien aquella imagen? Tus manos grandes, tus ojos negros como el azabache, tu cabello rizado... ese que siempre me a gustado deslizar entre mis dedos y jugar con él cuando te besaba...
No, no me lo imagino, eres tú, aquí, delante, esbozando esa sonrisa pícara de ángel que tanto me gustaba mirar durante horas y horas... Me coges de la mano, y me aferró fuertemente, como si me fuese a caer el ese vacío si se me ocurría soltarte...
Me ayudas a levantarme, pero no hace falta, por que estoy como en una nube que me permite levantarme ligera feliz... ¡Feliz por fin! Con mi tembloroso dedo índice recorro tus fracciones, las líneas de al rededor de tu sonrisa, esas que se marcan cuando te ríes de verdad, el contorno de tus ojos... pero no, no me atrevo a cerrártelos por si acaso no los vuelves a abrir... tu nariz, tus labios...
Me acerco temblorosa, tu me coges la otra mano, intentando tranquilizarme, pero no puedo, todo el cuerpo me tiembla. Me suelto y rodeo todo tu rostro con mis pequeñas manos, acercándolo hasta el mío, poniendo tu frente pegada a la mía, abriendo los ojos para ver los tuyos, grandes, tranquilos, sonrientes... vaya, como siempre...
Me atrevo a acercarme un poco más a ti, y a besarte suavemente, como con miedo a que te desvanezcas en el aire... pero no te desvaneces, sigues ahí.. y te vuelvo a besar, con pasión, con ímpetu, bebiendo de ti como si estuviese muriéndome de sed... Sabes que me estaba muriendo de sed sin ti...
Vuelve el llanto, esta vez de felicidad, a invadirme, las lágrimas caen por mis mejillas sonrojadas, y con ello mis labios saborean unos besos salados... ¿Te has dado cuenta de que siempre que te beso hay un sabor que nos hace sonreír, un sabor diferente y nuevo? Necesitaba seguir así, pegada a ti... mis brazos tomaron tus hombros y mis manos se acomodaron en tu pelo...
De nuevo me dio la impresión de que el tiempo en aquel lugar no tenía validez, por que de nuevo no sabría calcular cuanto tiempo pasamos así, disfrutando el uno del otro... bebiendo el uno del otro...
Tus manos tomaron mi cintura y me separaste un poco de ti, aún sonriendo.. Yo me escandalicé y mi corazón empezó a latir mucho más deprisa... ¿Por que amor, por que me apartas de tu lado?...
Sin apartar las manos de mi cintura, me miraste y sonreíste...
-No me he ido, nunca me he ido. Te voy a seguir cuidando, soy tu pequeño ángel protector... no lo olvides...
Una voz tan dulce, tan serena... tu voz sin duda... te acercaste a mi oído a la vez que me rodeabas con tus brazos... empezaste a cantar esa canción que tanto me gusta, esa canción que desde que supe la noticia me había hecho llorar... Empezaste a silbar nuestra canción ¿Por qué me torturas de esta forma?...
-Te Quiero, y ahora... haz una última cosa por mi...
Estaba con la cabeza apoyada en tu hombro y no pude más que asentir, haría todo lo que me pidiese, nunca tuve duda alguna de eso.
-Abre los ojos...
Me quedé helada, un escalofrío recorrió todo mi cuerpo, y entonces es cuando noté la oscuridad absoluta sobre mi, el frío... habías desaparecido... Abrí los ojos con miedo, y ahí estaba de nuevo la dura realidad, que me golpeó con fuerza.
Tú estabas allí, ... blanco, impoluto, claro... las flores que te había llevado también estaban allí... "Nunca te olvidaremos... siempre te querré"De nuevo quise sumirme en mi sueño... en el que tú sigues a mi lado






4 comentarios:

Kâlü dijo...

"Sabes que me estaba muriendo de sed sin ti..."

Gacelilla hazme el favor de nunca, nunca, nunca, hacer una cosa de estas veridica. Y una vez q me lo asegures. Ya sabes q me encantas verdad? Y que escribes genial, lo sabes tambien? Espero que el blog te sirva (del mismo modo que espero que me sirva a mi) para liberarte un poco.

Muchos bes mi niña.

El relato me ha encantado.

Me seguiré pasando, no lo dudes ;)

Celen dijo...

Curioso... no darse cuenta de que las cosas se pueden solucionar hasta que ya no puedes regresar y arreglarlo... y esque uno solo se da cuenta de las cosas cuando la caga... -__-

Me encanta lo que has escrito, y estoy en la canción! No sé si ya te lo he dicho, pero se llama "When You Appear In My Mind"

¡¡Besos!!
XxX

Carlos dijo...

Pues que hagan puenting y será la solución a todos sus males.

Beatriz dijo...

es... simplemente .. precioso...
se me han saltado las lagrimas...
atentamente:una desconocida curioseando fotos.